Si quieres estar tranquila y que no te dé un infarto, la funda del ordenador es obligatoria.